¿Capitalismo o Comunismo? … Omraam Mikhael Aivanhov (1900-1986)

Para desarrollarse, cada quien debe convertirse en un verdadero capitalista y al mismo tiempo en un verdadero comunista.

Quien se declara comunista cuando no posee nada, no puede hacer ningún bien. Y si toma aquello que no le pertenece, es un ladrón. Combatir a los ricos para tomar lo que poseen y vivir como ellos, no es así como debe comprenderse la palabra “revolución”.

¡Qué el erudito dé sus conocimientos, que el sabio dé su luz y que aquellos que los reciben se alegren de haber sido aclarados! ¡Qué el fuerte sea feliz de apoyar al débil, y el rico de ayudar al pobre, y que el débil y el pobre sean agradecidos de sentirse socorridos! Son estos intercambios sinceros, fraternales, los que producen la verdadera felicidad. Todos aquellos que, en cualquier ámbito, se nieguen a hacer circular sus riquezas, no son más que pantanos, aguas estancadas: no descubrirán jamás el sentido de la vida, pues ignoran esta poderosa ley del intercambio.

Y cuando ustedes se sienten maravillados, felices, plenos, ¿piensan en distribuir esta dicha a todos aquellos que sufren y se sienten desolados? No se guarden todo para sí mismos. Hay que saber dar a los demás un poco de esta abundancia, de esta dicha desbordante, y decir: “¡Queridos hermanos y hermanas del mundo entero, lo que poseo es tan magnífico que voy a compartirlo con ustedes! ¡Tomen de esta dicha, tomen de esta luz!” Si tienen la consciencia lo suficientemente desarrollada como para hacer esto, serán inscritos en los registros del Cielo como verdaderos hijos e hijas de Dios. Lo que habrán así distribuido se abonará a su cuenta en los bancos celestes, donde podrán retirar más tarde cuando lo necesiten; y al mismo tiempo su dicha permanecerá en ustedes, intacta, nadie podrá tomarla puesto que la habrán puesto en un lugar seguro…

“Para que una sociedad se desarrolle armoniosamente, cada ciudadano debe encontrar un equilibrio entre tomar y dar. Por ello, cuando oigo hablar de escoger entre sociedad comunista o sociedad capitalista, pienso que hay una mala comprensión. No hay que separar el comunismo del capitalismo e inversamente. ¿Por qué? Porque el uno no puede realmente existir sin el otro, son manifestaciones complementarias. Pero es preciso que les explique el sentido que le doy a estas dos palabras.

Aquí también, la Inteligencia de la naturaleza nos instruye. ¿Qué es un niño? Un capitalista; grita, reclama, se impone: quiere acapararlo todo y quedarse con todo solo para él… Pero años después, cuando decide formar un hogar, tener hijos, se ve obligado a volverse comunista, es decir, a aprender a pensar en los demás, a ser capaz de dar. Los humanos nacen todos capitalistas, el comunismo viene más tarde. Cuando un muchacho encuentra una chica para formar un hogar, he ahí ya una comuna. Pues sí, ¡es allí que esto comienza!

Pero el capitalismo debe ser solamente un medio. El error de los capitalistas es haber hecho de éste una meta. No han comprendido nada. Y los comunistas tampoco, por cierto. ¿Creen ustedes que los comunistas son verdaderamente comunistas? Eso, ¡solo Dios lo sabe! Si critican tanto a los capitalistas, si los combaten, a menudo es porque los envidian. Quien se siente pobre, privado, desheredado, predica el comunismo. Pero si llega a enriquecerse, ¡ténganse!, hasta allí llegó, no más comunismo, ya nada de compartir con los demás. Pero yo creo en el comunismo. ¿Por qué? Porque Jesús era comunista, pero comunista blanco, no comunista rojo. Observen lo que le dice al joven rico: “Si quieres ser perfecto, ve, vende todo lo que poseas, da el dinero a los pobres y tendrás un tesoro en el Cielo”.

En realidad, ni el comunismo ni el capitalismo pueden aportar verdaderas soluciones. Y, además, se ve: tanto un régimen como el otro no cesan de producir víctimas. La solución está en que se acerquen y se comprendan para participar juntos en el bienestar de la humanidad. Puesto que estas dos corrientes del capitalismo y del comunismo trabajan simultáneamente en el universo, puesto que el equilibrio cósmico reposa sobre estas dos corrientes: tomar y dar, amasar y distribuir, ¿por qué los humanos hacen de ellos un factor de divisiones? Para desarrollarse, cada quien debe convertirse en un verdadero capitalista y al mismo tiempo en un verdadero comunista.

Quien se declara comunista cuando no posee nada, no puede hacer ningún bien. Y si toma aquello que no le pertenece, es un ladrón. Combatir a los ricos para tomar lo que poseen y vivir como ellos, no es así como debe comprenderse la palabra “revolución”. Es cuando se es rico que se debe combatir a los ricos distribuyendo a los pobres. Pero combatir a los ricos cuando se está en la miseria, ¡es demasiado fácil! Y la prueba de que los comunistas no habían comprendido nada de lo que debe ser el verdadero comunismo, es que terminaron oprimiendo al pueblo en forma aún más cruel que sus predecesores.

Por cierto, esta verdad debe ser comprendida y aplicada en todos los campos. En todos los campos se encuentran las mismas tendencias eternas a volverse capitalista, es decir, a apropiarse, a poseer para dominar. Solo que ello toma formas diferentes: para unos el dinero, para otros el poder, para otros el conocimiento… El conocimiento pertenece ciertamente a un ámbito superior, pero conocer no es en el fondo más que una expresión de la misma tendencia: enriquecerse para imponerse. Sí, ¡cuántas personas instruidas se comportan exactamente como capitalistas! Son lejanas, despectivas. ¿Es así como hay que comportarse? Todos aquellos que son ricos, sea cual sea el ámbito, no deben comportarse como pontífices orgullosos, sino descender un poco al nivel de los demás, ser fraternales, distribuir sus riquezas: entonces ahí, serán comunistas, de los verdaderos. El saber, el poder, deben buscarse como medios para ayudar a la humanidad, y no para arreglar sus propios asuntos.

El que quiere poseer alguna cosa tiene razón. Sí, la naturaleza le ha otorgado este derecho. Miren el árbol: es capitalista, conserva sus raíces, su tronco, sus ramas, pero es comunista cuando distribuye sus frutos. Es así como la naturaleza ha concebido las cosas. Un Iniciado que ha comprendido la lección de la naturaleza hace exactamente lo mismo que el árbol: conserva sus raíces, su tronco, sus ramas, pero distribuye sus frutos, es decir, sus pensamientos, sus sentimientos, sus palabras, su luz, su fuerza e ¡incluso su dinero si lo tiene! Solo el Iniciado es un verdadero capitalista y un verdadero comunista. Los demás no son más que niños que se pelean y nunca llegarán a resolver los problemas. Por tanto, lo ven, el verdadero capitalista es el Iniciado; él se enriquece, se enriquece… y también es el verdadero comunista, pues día y noche distribuye sus riquezas.

La solución de los problemas del capitalismo y del comunismo está en que los capitalistas y los comunistas se decidan a ampliar sus concepciones, considerando las cosas desde muy alto. Que comprendan que no son tanto la riqueza y los éxitos materiales los que deben buscar, puesto que para tener éxito en el plano físico se está siempre más o menos en la obligación de eliminar al vecino, o incluso de cometer algunas deshonestidades. La tierra es pequeña, el espacio es limitado, entonces es siempre un poco a costa de los demás que uno se gana un lugar. Pero si ese deseo de adquisición tiene por objeto los valores celestes que son tan vastos, inmensos, infinitos, lo que sea que ustedes tomen no disminuirá en nada esta inmensidad, este océano inagotable, no perjudicarán los intereses de nadie.

¡Cuántas personas, por ejemplo, se niegan a vincularse con otros so pretexto de que ellos son inferiores! Corresponde a cada quien descubrir cómo debe establecer verdaderos contactos entre él y los demás. ¡Qué el erudito dé sus conocimientos, que el sabio dé su luz y que aquellos que los reciben se alegren de haber sido aclarados! ¡Qué el fuerte sea feliz de apoyar al débil, y el rico de ayudar al pobre, y que el débil y el pobre sean agradecidos de sentirse socorridos! Son estos intercambios sinceros, fraternales, los que producen la verdadera felicidad. Todos aquellos que, en cualquier ámbito, se nieguen a hacer circular sus riquezas, no son más que pantanos, aguas estancadas: no descubrirán jamás el sentido de la vida, pues ignoran esta poderosa ley del intercambio.

Y cuando ustedes se sienten maravillados, felices, plenos, ¿piensan en distribuir esta dicha a todos aquellos que sufren y se sienten desolados? No se guarden todo para sí mismos. Hay que saber dar a los demás un poco de esta abundancia, de esta dicha desbordante, y decir: “¡Queridos hermanos y hermanas del mundo entero, lo que poseo es tan magnífico que voy a compartirlo con ustedes! ¡Tomen de esta dicha, tomen de esta luz!” Si tienen la consciencia lo suficientemente desarrollada como para hacer esto, serán inscritos en los registros del Cielo como verdaderos hijos e hijas de Dios. Lo que habrán así distribuido se abonará a su cuenta en los bancos celestes, donde podrán retirar más tarde cuando lo necesiten; y al mismo tiempo su dicha permanecerá en ustedes, intacta, nadie podrá tomarla puesto que la habrán puesto en un lugar seguro.

Por cierto, si supieran observarse, se darían cuenta que cada vez que guardan una dicha sin querer compartirla con otros, se produce algo que hace que la pierdan. Es como si seres del mundo invisible los acecharan y debieran castigarlos por su egoísmo. Incluso cuando son los más felices, pasa algún imprevisto que viene a destruir su dicha porque no pensaron en compartirla.

Entonces, he aquí un método más. Cada vez que les pase algo bueno, diríjanse al Señor, a la Madre Divina, diciéndoles: “¡Yo no sé cómo dar esta dicha, soy tan ignorante! Entonces, ella es Tuya, Señor, ella es Tuya, Madre Divina; se las confío para que ustedes la distribuyan a los demás.” Y el Señor y la Madre Divina distribuyen su dicha, mientras que una parte es depositada en las reservas del Cielo. Acepten esta verdad y aprovéchenla para su bien y el del mundo entero.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Acuario: Llegada de la Edad de Oro – I
Cap. 4: Comunismo y Capitalismo.

http://www.prosveta.com/api/flipping/C0025AN

www.omraam.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s