LA FORMA EN LA QUE NOS ALIMENTAMOS AFECTA A NUESTRAS EMOCIONES…

13573466_xl

Cada vez son más las investigaciones científicas que relacionan la salud mental con la alimentación. El cerebro consume el 20% de la energía extraída de los alimentos, equivalente a unos 120 gramos de glucosa, y las neuronas consumen el 40% del oxígeno que respiramos.
Existe una relación directa entre la calidad nutritiva de los alimentos que ingerimos y el desarrollo de nuestro cerebro, esto afecta a la gestión del comportamiento y las emociones, y por supuesto, afecta a nuestro bienestar general. Cuando hay trastornos emocionales y del comportamiento vemos que suele haber un desequilibrio químico en el terreno biológico de las neuronas, esto puede ser debido a la falta de micronutrientes esenciales.
Si a la falta de nutrientes beneficiosos le sumamos la ingesta excesiva de sustancias químicas como agrotóxicos, aditivos o metales pesados, tendremos un coctel poco saludable para nuestro cerebro.
Una persona mal nutrida puede sufrir altibajos en su estado de ánimo, cansancio crónico, apatía o desgana, falta de concentración mental, irritabilidad, depresión, ansiedad y un sin fin de trastornos.
VAMOS A VER ALGUNOS EJEMPLOS:
Un aporte inadecuado de proteínas puede ser causante de muchas alteraciones en nuestro organismo. Las proteínas están formadas por aminoácidos, la mayoría de ellos son esenciales y debemos ingerirlos por la dieta.
Los aminoácidos tienen funciones muy importantes para el cerebro, hablaremos, brevemente, sobre dos de ellos: el triptófano y de la fenilalanina.
• Gracias al Triptófano generamos un neurotransmisor o monoamina biógena muy conocida; la serotonia. Esta es necesaria para controlar el apetito, equilibrar el deseo sexual, controlar la temperatura corporal y muchas funciones cognitivas.
A través de ella se sintetiza la melatonina que es la encargada de la regulación del sueño. La deficiencia de serotonina puede causar insomnio pero, también, un tipo de depresión caracterizada por tristeza, ansiedad y obsesiones acompañado, normalmente, con trastornos del sueño.
• La fenilalanina sintetiza tirosina, un aminoácido no esencial que a su vez sintetiza las catecolaminas, un grupo de neurotransmisores que incluyen la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina. La adrenalina y noradrenalina nos dan la capacidad de preparar al cuerpo para una respuesta (lucha, huida…) y la dopamina está relacionada con la activación de los sistemas de recompensa del cerebro, sobretodo del núcleo acumbens. Accumbens es una estructura muy importante en la respuesta y conducta ante estímulos con carga emocional y tiene mucho que ver con el aprendizaje.
La dopamina también está relacionada con el placer, la sensación de dicha, la motivación, el comportamiento, el humor, el movimiento, etc.
Así pues, hay que tener claro que la carencia de catecolaminas nos producirá apatía, falta de energía y depresión.
• Un déficit de vitamina B1 puede ser causa de depresión, falta de memoria y de concentración, irritabilidad o angustia. Algo parecido ocurre con la deficiencia de vitamina B3, B6 y B9.
• La falta de vitamina B-12 puede producir serias alteraciones en el sistema nervioso.
• La deficiencia de hierro causa menor capacidad de concentración y fallos de memoria.
• La falta de magnesio altera nuestro sistema nervioso y nos vuelve vulnerables al estrés.
• La vitamina D es muy importante para todos los funcionamientos cerebrales y para la salud mental, su falta se relaciona con el trastorno afectivo estacional y también con la depresión crónica. Así podríamos seguir con un gran listado de nutrientes esenciales que no se pueden sintetizar y que es necesario obtenerlos a través de la alimentación.
CONSEJOS NUTRICIONALES BÁSICOS:
Cada persona deberá revisar su dieta de manera individual con un profesional, pero hay recomendaciones que, de manera general, nos pueden ayudar.
• Los alimentos más sanos y los que más deben abundar en nuestra dieta son los que se consumen tal como se presentan en la naturaleza y no han sido manipulados por el hombre (frutas y vegetales crudos, bayas, granos, semillas y raíces comestibles).
• Evitar al máximo el azúcar refinado, bollería y alimentos procesados, enlatados, en conserva, precocinados, con aditivos, colorantes, conservantes y demás, también los edulcorantes artificiales como el aspartame o la sacarina.
• Evitar los productos que contienen glutamato monosódico(es el aditivo que le da sabor de barbacoa a las patatas fritas) ya que es un polémico neurotóxico.
• Disminuir el consumo de trigo y aumentar el de quínoa, mijo, trigo sarraceno y arroz integral.
• Sustituye el pan, arroz y pasta refinada por pan, arroz y pasta integral y de cultivo ecológico, en la medida de lo posible, ya que cuando no es ecológico es en la cáscara y el salvado donde se acumulan los pesticidas y demás agentes químicos.
• Suprimir el tabaco, refrescos, alcohol, cafés y otros excitantes y también los medicamentos que no sean estrictamente necesarios y prescritos por un médico.
• Evitar el consumo de carnes procesadas y embutidos. Reducir el consumo de carnes rojas y vigilar la procedencia de la carne y del pescado que se consume.
• Aumentar el consumo de productos que contengan omega 3 y moderar las grasas saturadas de origen animal así como los alimentos que contengan grasas hidrogenadas, o parcialmente hidrogenadas, “grasas denominadas trans”…
TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR:
El tratamiento ortomolecular deberá ser muy individualizado y habrá que estudiar bien el caso mediante un análisis clínico exhaustivo para poder conseguir el mayor éxito posible (esto es lo más importante). Hay una ley fundamental y principal en la medicina natural que es la de “no perjudicar al paciente”. En primer lugar se propondrá la dieta más adecuada para el paciente, así como unos hábitos de vida correctos.
Vamos a comprobar que su calidad de sueño, sus digestiones, su tránsito intestinal, nivel de estrés y gestión de las emociones sean adecuados.
Mediante un tratamiento ortomolecular conseguiremos que sus niveles de aminoácidos, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales sean los adecuados para facilitar al paciente el poder recobrar su estado de salud. Será conveniente, siempre, valorar si la persona necesita apoyo terapéutico de un profesional psicólogo, más allá de una correcta alimentación. Y valorar la utilidad de otras terapias como la acupuntura, osteopatía, homeopatía, gimnasia psico-corporal, meditación o yoga.
A continuación cito solo algunos de los suplementos de apoyo nutricional que pueden ser de ayuda, siempre que estén pautados por el profesional:
• Un complejo vitaminas B: Las vitaminas B son muy importantes para el funcionamiento adecuado de los nervios y ayudan a mantener niveles adecuados de neurotransmisores. La B6 es indispensable para la producción de serotonina.
• Acidos grasos OMEGA 3: Tienen un papel fundamental en la estructura de las membranas cerebrales y en la fluidez de las neuronas. Esto influye en la capacidad para sintetizar neurotransmisores. Además tienen efectos antiinflamatorios importantes.
• SAM-e (S-adenosilmetionina): Hay estudios que demuestran que el SAM-e puede ayudar a superar la depresión con mayor rapidez y eficacia que muchos antidepresivos convencionals y sin los efectos secundarios que estos generan. Interviene en el metabolismo de la noradrenalina, la dopamina y la serotonina.
• 5HTP (hidroxitriptófano): Incide y potencia los niveles de serotonina cerebral y promueve el sueño.
También son de utilidad para un correcto funcionamiento cerebral: Vitamina C, vitamina D, acetil-L-carnitina, GABA, glutamina, taurina, fosfatidilserina, fenilalanina, tirosina, inositol y magnesio.
ALGUNAS PLANTAS: Hipérico, Ginko biloba, Espino blanco, melisa, valeriana, pasiflora, swaganda, eleuterococo, griffonia, rhodiola, azafrán.
Fuente: http://hidroterapiadecolon.cat/la-forma-la-nos-alimentamos-afecta-nuestras-emociones/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s