Aire puro, es el primer “alimento y medicamento”. (Hipócrates)

Nutrición cutánea y Pulmonar

Como decía Hipócrates: “El aire puro es el primer alimento y el primer medicamento”.

En efecto, hombres ha habido que, como el recordado alcalde de Cork, en Irlanda, haciendo la huelga del hambre en su prisión, prolongó 72 días su existencia sin consumir alimento alguno, bebiendo sólo agua.

En cambio, nadie ha podido mantener su vida sin respirar durante 8 ó 10 minutos, lo que nos está demostrando la sabiduría del precepto hipocrático.

Desgraciadamente, en la práctica parece que el hombre no se diera cuenta de la importancia que tiene el aire como fuente de energía vital, pues, en las ciudades principalmente, se vive huyendo del aire puro y buscando el aire confinado e impuro de las habitaciones, teatros, tabernas, etc.

Como alimento, el aire puro abastece la mayoría de nuestras necesidades fisiológicas, de tal modo que en el campo, en el bosque, en la montaña o a orillas del mar, se puede vivir principalmente de aire y secundariamente de alimentos destinados al estómago. Se comprende así la frugalidad de los campesinos que, a pesar de sus rudas labores y energético desgaste físico, viven sanos con una galleta de pan completo y un plato de frijoles al día.

A la inversa, en las ciudades, donde el aire como alimento no reúne las excelencias del aire puro, para mantener la energía vital necesita el hombre recargar la alimentación estomacal, la que por su mala elección mantiene un estado general de insuficiencia vital.

El aire debe entrar a nuestra economía por dos conductos: por los pulmones y por la piel. La piel es un tercer pulmón, a la vez que un tercer riñón, absorbiendo normalmente la 4ª ó 5ª parte del oxígeno que necesitamos y expeliendo en análoga proporción los desperdicios de nuestro desgaste orgánico.

Para que la piel desempeñe sus funciones es indispensable que esté en contacto directo con la atmósfera o a lo menos que ésta se renueve sobre aquélla, de aquí la importancia de los baños de aire y lo perjudicial de las camisetas y ropa pegada al cuerpo.

La respiración pulmonar debe hacerse por la nariz con la boca cerrada, pues la nariz es el guardián de los pulmones, calentando el aire demasiado frío y reteniendo sus impurezas.Mientras mejor nos alimentemos de aire, menos necesidad tendremos de alimentos estomacales, es por esto que en las personas que tienen insuficiencia pulmonar, como los tísicos, se desarrolla una gran actividad digestiva, siendo clásico el apetito de estos enfermos que nunca se satisfacen.

A nadie le conviene tanto los baños de aire como a las personas que sufren del pulmón, lo mismo que a los enfermos de los riñones les es especialmente útil la transpiración.

Así como para tener una buena digestión es necesario saber comer, también para respirar debemos saber hacerlo, de donde viene la necesidad de la gimnasia respiratoria, haciendo varias veces al día y sobre todo al aire libre de la mañana, diariamente, respiraciones profundas por espacio de algunos minutos y con la boca cerrada.

Debemos pues, buscar el aire puro a toda hora, como alimento más precioso para conservar nuestra salud, durmiendo todo el año con ventana abierta, y en verano, si es posible, en el patio o bajo los árboles sobre la tierra. A las personas que sufren de los pulmones es especialmente necesario observar este consejo, no temiendo al aire frío que es más tónico que el tibio, y durmiendo con la cama frente a una ventana abierta, evitando las corrientes.

El aire, del libro: ” La medicina natural al Alcance de Todos” de Manuel Lezaeta Acharán.

El cuerpo humano no vive sólo de comida y bebida, sino que necesita también del aire, la luz, el sol, agua, la tierra…

Aire, dice Lezaeta: El aire puro no sólo es el primero de los alimentos, sino también de los “medicamentos”.

Nos nutre y proporciona sus energías que son químicas, magnéticas, solares, eléctricas, etc. Además, oxida nuestros productos desgastados, favoreciendo su combustión y eliminación, realizando así el doble proceso de nutrirnos y purificarnos. Como estas funciones están alteradas en el organismo enfermo, se comprende la importancia que tiene el aire puro para el restablecimiento de su normalidad.

Sano o enfermo busquemos a toda hora el aire puro, huyendo de los encierros y respirando profundamente el aire libre o ventilado en la habitación.
La piel realiza parte importante de las funciones respiratoria y eliminadora y la necesidad que para la salud existe de mantener continuamente aireada y ventilada la superficie del cuerpo a fin de que los poros puedan desempeñar sus importantes funciones.

El baño de aire reemplaza a la frotación de agua fría, produciendo conflicto térmico que obliga a entrar en actividad al organismo, desplegando sus defensas y, naturalmente, para este objeto debe aprovecharse el aire frío, especialmente antes de la salida del sol y mejor en invierno.

Sigue diciendo Lezaeta: Toda la técnica del baño de aire consiste en exponerse desnudo a la acción del aire libre o dentro del dormitorio frente a una ventana abierta, haciendo ejercicio, a fin de dominar el frío. Su duración puede ser de unos cuantos minutos a una hora o más. Terminado el baño hay que procurar la reacción, volviendo a la cama o vistiéndose rápidamente.

El efecto de este baño es fortificante y purificador y debiera practicarse diariamente, sobre todo en invierno, reemplazando con ventaja a aplicaciones de agua fría por ser menos violento, conviniendo especialmente a personas debilitadas y nerviosas.

La forma más sencilla de tomar el baño de aire es saltar de la cama desnudo y frente a la ventana abierta del dormitorio, hacer flexiones acompañadas de respiraciones profundas y frotarse la piel con las manos a lo largo de todo el cuerpo durante el baño, que será de 5 a 15 minutos, a lo menos.

También es muy saludable ir de excursión al campo, la montaña, el mar, así respiramos aire sano y hacemos ejercicio, dos cosas tan buenas para nuestra salud.

Estos consejos convienen a sanos y a todos los enfermos, ya que el aire puro es el primer “medicamento”.  

Fuente: Dr. Manuel Lezaeta Acharán “La Medicina Natural al Alcance de todos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s