Oración Matinal para este 2013 – Alvaro Scaramelli

http://sanar-el-alma.blogspot.com/2013/01/oracion-matinal-para-este-2013.html  

 

Querid@s Amig@s, espero que este año 2013 sea un año de aprendizajes y logros interiores alcanzando una PAZ cada vez más perfecta y profunda en sus vidas.

He recibido muchos e-mails pidiéndome una “receta” para alcanzar la paz y siempre he dicho que no hay “receta,” solo caminos que recorrer interiormente, pero me he dado cuenta recientemente que si existe una “receta”… que también la he dado pero que no la consideraba como tal. Por supuesto que existe una fórmula para alcanzar aquello que buscamos y siempre he sugerido la Oración como un camino para tomar conciencia cada día. La oración es el ritual diario que te permite despertar tu conciencia y contemplar un nuevo día completamente en blanco, lleno de oportunidades y desafíos para aprender, de lo contrario te levantas con la carga e inercia del día anterior y del día anterior y así sucesivamente. La oración matutina y diaria rompe esa cadena de pesares con los que te acuestas cada noche. Yo he explicado en todos mis libros la Oración como camino de facilitación primordial para despertar ese poder de comunicación que tenemos como seres humanos con el universo o fuerza celestial que llamamos Padre-Madre o Dios, y he explicado que la oración es una conversación improvisada y honesta donde hablas desde tu humanidad con aquella fuerza que sientes que ordena o es capaz de ordenar tu vida, de manera que muchas veces, sobre todo al principio, la oración es un petitorio de cosas, lo que es normal, pero también sucede que en la oración se va despertando en ti tu conciencia superior, es que la que te va develando la verdadera realidad de Dios que es saber que tus necesidades ya están satisfechas y es ahí donde comienza a surgir ese descanso anhelado en tu corazón, dejando tus problemas en manos del destino en quien aprendes a confiar. La oración también es para agradecer, de hecho muchos dicen que solo “agradecen” cuando hacen oración, pero debes también aprender a “agradecer”, el agradecimiento también debe ser honesto, no puedes dar “las gracias” y no “vivir en gracia”. Si vas a agradecer por lo pasado también debes hacerlo por lo futuro y eso implica que debes aprender a vivir en estado de GRACIA, sin miedo y sin angustia.

Lo otro interesante de la oración es que todos los seres humanos sentimos la necesidad de HABLAR con aquello que es superior a nosotros cuando caemos en desgracia y por lo general esta relativa o totalmente ausente cuando estamos bien, porque cuando estamos bien creemos que nuestro bienestar proviene de nosotros mismos, creemos que somos nosotros quienes satisfacemos nuestras necesidades y es ahí donde muchas veces cometemos el error de “creernos” demasiado el cuento y salirnos del sistema armónico y tarde o temprano nos toca reconocer que tenemos que volver al sistema y, aunque generalmente volvemos aporreados, descubrimos que lo único que depende verdaderamente de nosotros es aprender a mantenernos dentro del sistema de Dios.

Aprender a ORAR es un proceso, así que aquí va la “receta” para aprender a orar.

Hacerlo todos los días. Encontrar el momento adecuado en que puedas repetir este ritual diariamente y hacerlo una rutina de lugar y hora pero no de sentimiento. Puede ser cuando termines de ducharte, es un buen momento, estar desnud@ ayuda a la psicomagia del ritual, puede ser en la mesa antes de desayunar, puede ser en tu escritorio antes de comenzar a trabajar, lo importante es que lo hagas de pie o sentado, debes estar atent@ y despiert@, cuidar que nadie te interrumpa, no estar apurad@. Esta oración debería durar entre 1 y 3 minutos.

Saber a quién te diriges. Aquí surge el primer conflicto ya que muchos consideran a Dios como algo externo (de hecho hablas con algo o alguien) de manera que le suplican a eso externo por una intervención foránea sin hacerse cargo de su parte en su propio proceso de vida. Eso debe cambiar, debes aprender que tú eres una expresión de la gran creación, o sea, has surgido de ella de manera que eres una criatura hija de la creación, eres una parte de ella y es por eso que muchas veces se utiliza el concepto Padre para referirse al origen (fuerza originaria) nuestra. Padre Nuestro, u Origen Nuestro. Padre para ti debe ser sinónimo de Madre, no te compliques con la limitación de nuestro lenguaje, solo dale al Padre el significado de “Origen”. También puedes elevar tu oración a la Conciencia Universal, Dios, o espíritu. Lo importante es que estas hablado con una parte superior de ti que también eres tú o es tuya y que está en una mejor posición de entendimiento para tu vida. Si bien la oración surge de nuestro estado de conciencia en dualidad y hablamos con otra parte, justamente la oración es para despertar la conciencia de UNIDAD con el todo. De esa manera cuando terminas, tú y Dios están juntos nuevamente para vivir el nuevo día.

Saber quién eres. Aquí te reconoces humildemente como el ser humano que eres, esa voluntad que elije día a día a que prestar atención y que hacer cada día libremente y que está aprendiendo a vivir (aprendiendo a ser libre). Reconoces tu limitación para entender la vida, para procesar lo que te está sucediendo, para reaccionar correctamente, para controlar tus pensamientos y conversaciones así que desde esta perspectiva humana es que elevas tu deseo humano de saber más acerca la vida, de tu origen y tu propósito en ella a algo superior y divino.

Reconocer lo que tienes. Estés en la posición que estés,  estas lleno de bendiciones, el solo hecho de respirar te pone en una posición indiscutible de agradecimiento. El solo hecho de estar en esta vida te pone en un contexto con un potencial de aprendizaje inimaginable. Que tu estés pasando por un momento malo no significa que la vida sea mala, solo debes alienarte con lo bueno de la vida. Para satisfacer tus necesidades trabaja todo el universo y han sacrificado sus vidas miles de antepasados inventando cosas para que tu estés comod@ y seas feliz. Reconocer verdaderamente es Agradecer, y cuando en una oración se agradece es similar a llevar una ofrenda al altar, llevas tu agradecimiento, pero debes también procurar tener el alma, corazón y la mente sana, sin juicios ni pleitos pendientes con alguien para que tu ofrenda sea honesta. De manera que este punto te pondrá en la disyuntiva de trabajar en el perdón y la reconciliación como una verdadera forma de ofrecer tu agradecimiento.

Saber que quieres. Puedes querer muchas cosas pero debes aprender a distinguir que hay detrás que cada deseo que tienes para que lo que te mueva sea la meta de cada deseo y no el deseo, por ejemplo tu deseo puede ser “querer dinero”, y lo que hay detrás de eso es “estabilidad económica” porque no te gusta la inestabilidad, pero detrás del deseo de estabilidad económica se esconde el ANHELO de aprender a “confiar en la vida”, algo que no recibirás con dinero o estabilidad económica. Te recomiendo leer un posteo anterior “Tus deseos son órdenes” (http://sanar-el-alma.blogspot.com/2012/06/tus-deseos-son-ordenes.html). Si vas a pedir en tu oración también debes aprender a PEDIR SOLO UNA VEZ AL DIA, de lo contrario, si pides constantemente estarás saboteando tu fe diciendo inconscientemente “la vez pasada no fui escuchad@, la vez anterior no me resulto”…

Ofrecerte al sistema de Dios. Todo lo que está vivo necesita de algo para vivir y todo se ofrece como satisfacción para otro ser vivo, eres parte de un sistema y tu realización contempla el que seas útil. Fíjate que de todos los seres vivos en la tierra, el ser humano es el único que puede ser IN-ÚTIL (o nocivo), de manera que también debes procurar reconocer de qué manera estas actuando en contra del sistema de Dios para dejar de hacerlo. La vida es un intercambio energético de manera que tu ofreces algo a cambio de lo que recibes como bendiciones día a día.

Orar por otros. Muchas personas oran por otros, generalmente personas cercanas que están sufriendo. El problema es “sufrir con ellos”, lo que definitivamente está mal. No puedes elevar tu oración sintiendo que es inadecuado o injusto lo que está viviendo esa alma, aquí debes poner en práctica las enseñanzas de la Madre Teresa de Calcuta y no sacar a Dios de ninguna situación, de manera que tu misión es sentir paz y enviar paz a esa alma confiando en que todo se trata del proceso de aprendizaje que vino a buscar a esta existencia.

A continuación compartiré con Uds. una aproximación de lo que suelen ser mis oraciones diarias, aunque siempre son improvisadas, al igual que los músicos de Jazz improviso sobre una armonía determinada. Si quieres puedes usarla como “receta” en un comienzo pero poco a poco debes ir agregando tus propias palabras y significados. También es bueno ir leyendo y meditando en el significado de cada frase o expresión, incluso hay palabras que tienen todo un “acontecer” cuando las pronuncias lentamente en conciencia.

Querido Padre Interior que también eres mi Padre Celestial:

Desde este punto en el universo; desde este lugar en la tierra; desde esta existencia humana donde contemplo la vida y tu creación; desde este precario lenguaje, entendimiento y manera que tengo de procesar los hechos de la vida y porque he aprendido que a pesar de mi limitada visión estoy llen@ de múltiples bendiciones, es que elevo mi oración hacia lo más alto de NUESTRA existencia para dejar en manos de tu providencia aquellas cosas que no comprendo todavía, que me asustan o quitan las ganas de vivir.

Porque comprendo que de nada vale angustiarse por lo que no es, es que pongo los asuntos que me causan tensión e inarmonía en el compartimiento superior de tu existencia para que sean resueltos apropiadamente en el tiempo y forma adecuada de acuerdo a tu perfecta sincronía de los acontecimientos de mi vida, YO a su vez, me comprometo a estar en paz con esos asuntos y a estar atent@ por si formo parte de la solución.

Porque comprendo que la enfermedad y las carencias son solo aspectos inarmónicos dentro de tu creación que nosotros mismos creamos cuando dejamos de sentir tu presencia en nuestro corazón, es que hago esta oración cada mañana para abrir los ojos de mi alma junto con mis ojos físicos y así caminar completamente despierto(a).

Sé que satisfaces todas mis necesidades y que incluso cuando no las satisfaces es porque “eso es lo que necesito” para fortalecer alguna debilidad o comprender algo nuevo, así que te ofrezco mis habilidades y talentos y mi capacidad para aprender una nueva habilidad, para que me utilices en el lugar y ocasión que estimes conveniente en servicio y amor de mi parte como ser integrante y consciente de tu perfecto sistema de vida universal.

En amor y perfecta paz desde este punto en el universo te saludo y me quedo contigo el resto de este día.

Amén.

 Publicado por Àlvaro Scaramelli en 04:40

http://sanar-el-alma.blogspot.com/2013/01/oracion-matinal-para-este-2013.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s