Curar el cáncer con tratamiento Natural – Dr. Manuel Lezaeta Acharan

Extracto de :”La Medicina Natural Al Alcance de Todos”  

Autor: Dr. Manuel Lezaeta Acharan   

La Medicina Natural Al Alcance De Todos

 

 “Todo tumor, denuncia estado de desarreglo funcional crónico, muy antiguo, recargo de sustancias extrañas acumuladas por vida innatural y, especialmente, por régimen alimenticio inadecuado.

El tumor se inicia con la acumulación de materias mórbidas entre los tejidos. La naturaleza procura aislar estas materias extrañas que está incapacitada para eliminar. Los tejidos nuevos que se forman para enquistar dichas materias son también víctimas de la acción irritante de una sangre gravemente maleada.De aquí la inflamación creciente de los tejidos y su muerte por intoxicación.El tumor maligno siempre tiende a crecer porque en esa forma el organismo procura su defensa del proceso morboso.

La medicina facultativa no consigue evitar el mentado cáncer, por cuanto se desentiende de cuidar la normalidad funcional del cuerpo humano y sólo se dirige a combatir el efecto del desarreglo funcional.Esta medicina tampoco puede curar esta dolencia, porque ignora los recursos naturales y su aplicación para purificar la sangre mediante buenas digestiones y activas eliminaciones, único medio de auxiliar al organismo enfermo y permitirle reaccionar contra este gravísimo mal.

Tratamiento

Sea que el tumor se presente en el tubo digestivo, aparato respiratorio, hígado, riñones, pecho, etc.  sea la dolencia exterior visible o del interior del cuerpo, siempre debemos tener presente que éste es un todo indivisible, regado por un sólo fluido vital, su sangre, y accionado por una sola energía, su actividad nerviosa.Esta unidad orgánica no permite que el organismo se enferme parcialmente, de aquí que no puede hablarse de enfermedad local, sino de enfermo integral con diversas manifestaciones localizadas, según las condiciones del individuo afectado.

En lugar de empeñarse el médico en “curar el cáncer”, debe pensar sólo en restablecer la salud integral del canceroso, es decir, la normalidad funcional de su organismo, la que sólo puede existir con equilibrio térmico de su cuerpo.No curar, normalizar, refrescando las entrañas del enfermo y afiebrando su piel y extremidades. El iris de los ojos de estos enfermos, siempre revela grave impurificación de su sangre y tejidos de su organismo, destacándose en el espejo iridal color sucio, más o menos oscuro; además gran congestión de su aparato digestivo, vale decir, fiebre interna, también deficiente circulación sanguínea en el área de su piel, extremidades y cerebro.

Estas revelaciones indican que el tratamiento para normalizar la salud del canceroso debe dirigirse a purificar su sangre, refrescando sus entrañas, para tener buenas digestiones, y afiebrar su piel para activar la eliminación de lo malsano a través de sus poros. Regenerando así su fluido vital, estos enfermos alejarán de su cuerpo su dolencia, porque lo que da la salud cura la enfermedad.

Y tengamos siempre presente, que enfermo que normaliza su digestión triunfa sobre todos sus males, porque el estómago es la oficina donde se fragua la salud  y la vida del cuerpo. Pero, como la digestión consiste en la transformación de los alimentos en sangre mediante la fermentación de ellos, proceso que sólo puede ser sano a la temperatura de 37ºC, resulta que la salud es cuestión de temperatura y no de remedios, sueros, inyecciones, vacunas, rayos x, radium y menos cirugía.

Precisamente estos recursos para curar el cáncer, son impedimentos insalvables para restablecer la salud del canceroso. El régimen de salud que seguirán indefinidamente estos enfermos, será el siguiente: En ayunas, ingerir una cucharada de linaza entera en infusión desde la noche anterior con 4 ó 6 ciruelas: esto para mantener el vientre corriente. Si es necesario, lavativa.

Al despertar y a media tarde, cada día, baño genital de 20 a 40 minutos. Antes del almuerzo, diariamente, Lavado de la sangre, con vapor de cajón o al sol en verano, si se prefiere. Dormir con cataplasma de barro sobre todo el vientre, cuidando la reacción con ortigadura de la piel, si es necesario.

Aire puro día y noche. Dieta exclusivamente cruda de frutas o ensaladas sin sal a la hora que se quiera y en la cantidad que se desee. Cuando se haya normalizado la digestión y vuelto el hambre, al almuerzo podrá comerse cocido, toda clase de vegetales y, en lugar de carnes, queso fresco con ensaladas y poca sal.

Como aplicaciones locales se emplea cataplasma de fenogreco, que reblandece y abre tumores. También la cataplasma de barro natural está indicada para refrescar y descongestionar partes afectadas. Aún tenemos emplastos de cuajada de leche cruda para desinflamar y calmar localmente.

Tengamos siempre presente que, como todo enfermo, el canceroso muere de malas digestiones y no de tumores, salvo que éstos impidan la nutrición y normal eliminación de su cuerpo.”

“El cáncer es la vergüenza de la Medicina y cuando el médico pronuncia esta palabra debe sonrojarse. * Dr. Blanchard “El diagnóstico de cáncer como causa de muerte es generalmente falso. * Dr. Williara W. Sanford Esta es la fatídica palabra que pronuncian los médicos, cuando han llegado al fracaso de sus recursos antinaturales con drogas, medicamentos, inyecciones, cirugía y radio. En vez de decir “cáncer”, sería más adecuado hablar de “cancerosis”, porque no se trata de una afección local, sino de un estado general de descomposición y degeneración orgánica por sangre gravemente maleada, debido a crónicos desarreglos digestivos y deficiente actividad eliminadora de la piel. 

Es por esto que existe una predisposición hereditaria al cáncer ya que los hijos heredan la calidad de la sangre de sus padres, aunque también es cierto que se pueden liberar de esa mala herencia, regenerando su propia sangre mediante buenas digestiones y actividad de la piel.

La muerte del canceroso no es producida por el tumor salvo cuando éste entorpece las funciones de nutrición o eliminación del organismo. El tumor no es la “enfermedad”, o sea, el enemigo de la salud que hay que extirpar o destruir, sino que constituye la defensa orgánica. El tumor muestra cómo la naturaleza deposita localmente las materias extrañas derivadas de la sangre intoxicada. Así evita que las substancias mortíferas circulen libre-mente en el cuerpo destruyendo su vitalidad.

Los tumores son benignos o malignos según sea el estado de defensa orgánica del sujeto. Cuando el aparato digestivo y la piel funcionan bien, los tumores y abscesos no pueden ser malignos, pues la fuerza vital hace que la supuración sea expulsada o que la materia corrompida sea reabsorbida para eliminarla por la piel, los riñones o los intestinos. La falta de esta actividad defensiva del cuerpo es lo que provoca que los tumores sean malignos, duros y que no reaccionen naturalmente. Al extirparlos sólo se obtiene un éxito pasajero, pues la causa de su surgimiento sigue ahí. Todo tumor denuncia un desarreglo funcional crónico muy antiguo debido a la acumulación de substancias extrañas.

El tumor maligno siempre tiende a crecer, porque así trata de defenderse el organismo ante el proceso morboso. Los tumores se inician con la acumulación de materias mórbidas entre los tejidos como un medio usado por el organismo para aislarlas cuando no las logra eliminar. Los tejidos nuevos que se forman para enquistar dichas materias también son víctimas de la acción irritante de la sangre intoxicada. Esto explica la inflamación creciente de los tejidos y su muerte por intoxicación.

La medicina facultativa no tiene éxito en el tratamiento del cáncer, porque desentiende su origen y sólo combate el efecto del desarreglo funcional. Como no sabe de qué modo purificar la sangre mediante buenas digestiones y activa eliminación cutánea, inevitablemente fracasa. La extirpación de los tumores sólo martiriza al enfermo y, en ocasiones, esparce más la materia corrompida en todo el cuerpo.

Los terribles efectos de las radiaciones, por su parte, en vez de “curar”, removiendo la causa de la intoxicación sanguínea que está en el origen de este mal, tan sólo agrava el padecimiento. Mi Doctrina Térmica no “cura” el cáncer, pero restablece la salud del canceroso, siempre que no haya sido envenenado, mutilado o quemado por radiaciones. Tratamiento: Ya sea que el tumor se/presente en el tubo digestivo, el aparato respiratorio, el hígado, los riñones, etcétera, aun que la dolencia sea exterior y visible o del interior del cuerpo, siempre debemos tener presente que el organismo es un todo indivisible, regado por un solo fluido vital y accionado por una sola energía, su actividad nerviosa. Esta unidad orgánica no permite que el organismo padezca parcialmente, de modo que no puede hablarse de enfermedad local, sino de paciente integral con diversas manifestaciones localizadas, según sus condiciones individuales.

En vez de empeñarse en “curar” el cáncer, es necesario buscar la normalidad funcional del enfermo, la que sólo puede existir con Equilibrio Térmico del cuerpo.

El iris de los ojos de los cancerosos siempre reveía una grave impureza de su sangre y tejidos, destaca el color sucio, más o menos oscuro del iris, además de una gran congestión de su aparato digestivo, fiebre interna, deficiente circulación sanguínea en la piel, .las extremidades y el cerebro.

El régimen de salud que seguirán indefinidamente estos enfermos es el siguiente: En ayunas, ingerir una cucharadita de linaza entera en infusión desde la noche anterior, con 4 o 6 ciruelas con el fin de mantener el intestino evacuado. Si es necesario, lavativa. , Al despertar y a media tarde, cada día, baño genital de 20 a 40 minutos. Antes de la comida lavado de la Sangre al vapor o al sol. Dormir con cataplasma de lodo sobre todo el vientre, cuidando la reacción con ortigadura de la piel, si es preciso.

Aire puro día y noche. Dieta exclusivamente cruda de frutas o ensaladas sin sal, a la hora y en la cantidad deseada. Cuando se haya normalizado la digestión y haya vuelto el hambre, a mediodía el enfermo podrá comer toda clase de vegetales cocidos y, en lugar de carnes, panela o quesillo fresco con las ensaladas y poca sal. Como aplicaciones locales emplear cataplasma de fenogreco, que reblandece y abre los tumores.

También la cataplasma de lodo natural está indicada para refrescar y descongestionar las partes afectadas, lo mismo los emplastos de panela o cuajada de leche a nivel local. Recordemos que, como todo enfermo, el canceroso muere de malas digestiones y no de tumores, salvo cuando éstos impiden la nutrición y la eliminación normales.

Cáncer localizado: Para que exista un tumor en el estómago es menester, haber mantenido malas digestiones y deficientes eliminaciones de la piel crónicamente debido a desequilibrio térmico del cuerpo. Este tumor suele presentarse en personas entre los 40 y 60 años de edad, ocupa la región próxima a la salida del estómago y, por lo tanto, causa su dilatación.

Por lo general es resultado de una úlcera descuidada o tratada deficientemente y, en definitiva, es consecuencia de mal régimen alimenticio con carnes, condimentos, dulces, helados, bebidas alcohólicas, comidas muy calientes, café, etcétera. Los síntomas se parecen a los de la úlcera estomacal aunque más graves, con estreñimiento y lengua cargada de sarro amarillento, más o menos oscuro.

Tratamiento: Dieta de frutas y ensaladas crudas bien masticadas. Seguir constantemente el Régimen de Salud completado con las indicaciones que siguen. La cataplasma de lodo suele ser suficiente para calmar los dolores de estómago antes de una hora. Se puede mantener día y noche cambiándola cada 5 o 6 horas. En todo caso debe aplicarse por lo menos durante la noche. Con esta aplicación he visto llenarse de furúnculos la piel de los enfermos que, por esa vía, eliminan la materia corrompida de sus entrañas. Si el sujeto está en cama, diariamente se aplicarán de 3 a 6 frotaciones de agua fría, ortigando previamente toda la piel. Cualquiera que sea el lugar o la manifestación del llamado cáncer, el enfermo debe pensar sólo en purificar su sangre, respirando aire puro, con buenas digestiones y una activa eliminación cutánea, todo lo cual se logra siguiendo mi Régimen de Salud.

Casos: A. C. F. me consultó cuando, a los 56 años de edad, los médicos estaban a punto de operarlo de un tumor canceroso en el estómago. Cuando me visitó, apenas podía sostenerse en pie. No podía comer porque vomitaba hasta el agua que ingería. El insomnio lo deprimía cada día más y estaba dominado por un gran nerviosismo y melancolía. Había dictado su testamento y preparado su partida hacia la eternidad. Yo aseguré que sólo había una gran inflamación del aparato digestivo, así que decidimos afiebrar su piel y descongestionar sus entrañas practicando ortigaduras en todo el cuerpo, seguidas de frotación de agua fría, mañana y noche. Diariamente Lavado de la Sangre, dos ó tres baños genitales de media hora en el día y lodo sobre el vientre durante la noche. Alimentación de frutas crudas de la época en pequeñas cantidades. A los cuatro días de seguir este régimen, el enfermo vio desaparecer sus fuertes dolores de estómago, cesaron los vómitos y consiguió dormir plácidamente. Poco a poco fue restableciéndose y veinte años más tarde tuve el gusto de encontrarme con él. Me dijo estar más sano que yo y comentó que en el recién pasado día de su santo había comido y bebido sin control. Como se sintió mal, al acostarse aplicó cataplasma de lodo sobre el vientre, pudiendo dormir profundamente y despertando con el cuerpo liviano y ánimo   entusiasta.

Oscar Jaime Ortega estuvo enfermo durante veinte años recorrió médicos y hospitales, sometiéndose a todo tipo de tratamientos. Recibió tantos fármacos que su cuerpo se fue paralizando progresivamente, hasta perder todo movimiento y quedar mudo, ciego y sordo. Sufrió entonces de dolores insoportables en la columna vertebral a la altura de las caderas que, según las radiografías, eran provocados por un tumor canceroso en la región. Siguiendo mis consejos de salud con absoluta precisión y constancia, a los noventa días, con atroces dolores y desgarramiento del ano, expulsó un tumor putrefacto, del tamaño de una manzana y terriblemente fétido. Dos años después, de 54 kilos que llegó a pesar, está en 90 kilos, disfruta de completa salud y logró restablecer la normalidad de sus movimientos, su vista y el oído derecho.

Juan de Monje, ingeniero de 72 años, me escribió la siguiente carta: “Tiempo atrás sufría dolores permanentes en el cerebro, la oreja derecha y el cuello. Este último estaba hinchado de modo que me dolía la garganta al ingerir alimento. Consulté a dos especialistas de mucha fama y diagnosticaron un tumor en el nacimiento de la lengua que debía ser extirpado. En estas circunstancias pedí consejo a don Manuel Lezaeta Acharan y, desde hace siete meses estoy siguiendo su sistema sin drogas, con tan buen resultado que ya no tengo dolor de cabeza, y desapareció también casi por completo el de la oreja. Como muy bien, sin dolor alguno en la garganta; duermo perfectamente, tengo más ánimo y han desaparecido los vértigos y el cansancio al subir escaleras. Sólo me queda aún hinchazón en la parte derecha del cuello, pero sin molestias.”

C. de M. una señora de 42 años, fue tratada de cáncer en la matriz por varios medios. Se le aplicaron rayos X, radiaciones y por último seis inyecciones de ponzoña de serpiente Cobra. Cuando la vi su esposo había gastado una fortuna y los médicos le daban tres días de vida. Estaba sin conocimiento, sus piernas tullidas, su intestino paralizado al igual que sus riñones y los terribles dolores no la dejaban descansar ni de día ni de noche, a pesar de las dosis de morfina que le inyectaban cada media hora. Su elevada calentura interna se comprobaba su pulso de 120 pulsaciones por minuto. Prescribí seis a ocho ortigaduras de todo el cuerpo seguidas de frotación de agua fría y abrigando bien en la cama. Durante la noche cataplasma de lodo sobre el vientre, lavado intestinal con agua natural mientras regularizaba su digestión. Se prohibieron la morfina y todos los medicamentos, aplicando en su lugar bolsitas calientes de semillas de pasto miel en todas las partes adoloridas. Alimentación estrictamente cruda de frutas y ensaladas. A los ocho días, la enferma salía de la cama para tomar Lavado de la Sangre, reduciendo el tratamiento a esta aplicación y tres baños genitales diarios además de cataplasma de Iodo sobre el vientre por la noche. La digestión se hizo tan activa que extrañaba ver cómo expulsaba tanto excremento corrompido comiendo tan poco. Igual cosa ocurrió con la orina que se hizo abundante y cargada de materias extrañas. El sudor era acre y recordaba los medicamentos que le habían introducido en el cuerpo. Por fin, por la vía vaginal se presentó una eliminación abundantísima de materias terriblemente extrañas de olor nauseabundo. Esta impureza era la verdadera enfermedad de la matriz, cuyos tejidos estaban hinchados por la intoxicación. A los dos meses, una vez normalizada la digestión mediante el restablecimiento del Equilibrio Térmico (el pulso bajó a 80 pulsaciones) y las activas eliminaciones, la desahuciada paseaba alegremente.

Cada cual su propio médico Por lo expuesto en el curso de esta obra, estimado lector, comprenderá ahora que la Doctrina Térmica pone fin al reinado de la Patología y de la Terapéutica, fundamentos de la medicina. Manteniendo el Equilibrio Térmico del cuerpo se vive sano o se restablece la salud sin necesidad de diagnósticos, remedios, medicamentos, ni curanderos. Sólo existe una enfermedad: alteración de la salud. Y sólo existe un remedio: normalización funcional mediante el Equilibrio Térmico del cuerpo. La salud, pues, es cuestión de temperaturas y no de remedios, inyecciones, sueros, vacunas, medicinas y, menos aún, de cirugía, Rayos X o similares.

EL SISTEMA LEZAETA  

http://cancer-apuestaporlavida.blogspot.com/2008/03/el-sistema-lezaeta.html   

Citar a Manuel Lezaeta Acharán será, para algunos, nombrar a un desconocido. Para otros, una especie de hereje sin título de medicina. Para no pocos, un apóstol del higienismo y la recuperación de la salud por medios naturales.Este abogado chileno, haciendo gala de un carácter a prueba de bomba, fue uno de los máximos divulgadores del naturismo en el siglo XX.Su personal batalla legal la ganó en la Corte de Apelaciones de Santiago de Chile. En sentencia del 27 de febrero de 1932 se le reconoce su derecho a publicar libros explicando sus ideas y a aconsejar sobre salud utilizando remedios naturales.

Sus peculiares ideas se sintetizan en su “Doctrina Térmica” según la cual todas las enfermedades se sostienen por una irregular distribución del calor corporal. Así, sus métodos buscan regular el organismo y despertar la propia energía vital curativa (el Vis Natura Medicatrix, de Hipócrates) activando la piel y descongestionando los órganos internos.

El método de Lezaeta no es precisamente cómodo de aplicar pero sus éxitos no son despreciables. Personalmente he conocido a algunos enfermos que, aplicando su sistema por pura convicción, obtuvieron resultados que podrían poner en ridículo a nuestra medicina institucional. Es por esto que prefiero mirar con respeto y sana curiosidad cualquier aportación a la medicina aún cuando provenga de fuentes “no tituladas”. En ocasiones he encontrado más coherencia en algún “brujo” de cualquier pueblecito americano que en las modernas prescripciones de los especialistas. Y esto lo diré siempre con el máximo respeto porque, en aras de conservar intacta mi salud intelectual, me atrevo a dudar de casi todo y a valorar más los resultados prácticos.

El “fenómeno Lezaeta” es la consecuencia de una dosis de genialidad, una personalidad arrolladora y la herencia doctrinaria de una larga cadena de eminentes y prácticos observadores: Hipócrates, Vicente Priessnitz, Sebastian Kneipp, el Padre Tadeo de Visent, Arnold Kikli, Luis Kuhne y Adolf Just. Obsérvese que todos ellos salvo, tal vez, Hipócrates, carecían de título académico que avalase sus teorías e investigaciones. Pero prácticamente todos tuvieron una característica común: fueron enfermos que recuperaron la salud gracias a métodos no carentes de lógica de los queluego fueron incansables divulgadores. Desde Priessnitz a Just todos desarrollaron sistemas terapéuticos basados en la hidroterapia (curación por medio del agua) y los agentes naturales más básicos.

La teoría que sustenta los muchos éxitos de Lezaeta parte de un hecho que tiene poca discusión posible:

– El organismo humano tiende siempre a curarse y, para ello, realiza los esfuerzos necesarios en esa única dirección.

– La enfermedad es la reacción incansable de la naturaleza para reencontrar la armonía y, consecuentemente, la salud que se había perdido.

– Cuando las influencias que se oponen al equilibrio orgánico superan a la fuerza vital que tiende a recuperarlo el resultado final será la muerte y, en caso contrario, la vida.

El naturismo colabora con la naturaleza, no lucha contra ella. No hay duda acerca de quelos métodos naturistas poseen una lógica irrefutable. Liberando al terreno (el cuerpo) de las toxinas que lo perturban, mejorando sus eliminaciones, nutriéndolo adecuadamente, facilitando el equilibrio entre sus sistemas y funciones, activando sus defensas naturales, fortaleciendo, en suma, cuerpo y mente se obtendrán siempre buenos resultados. Podrá cuestionarse, eso sí, hasta qué punto pueden ser efectivos los métodos del naturismo en un paciente con cáncer. Pero antes de discutir esto tendríamos que ponernos de acuerdo en cuáles son las causas del cáncer. Mientras tanto no nos quedará más remedio que observar los resultados y éstos suelen ser más que buenos con la aplicación coherente de los métodos naturistas.

Veamos los métodos usados por Lezaeta que, por otra parte, eran los mismos en todos los casos:

NUTRICIÓN

Lezaeta describe tres tipos de nutrición, a saber: pulmonar, cutánea e intestinal. En cuanto a la primera recomendaba, cosa lógica, mucho aire puro. Ya sabemos que de una buena oxigenación depende el adecuado equilibrio de la economía corporal. La educación de la respiración es una tarea importante en el proceso curativo. Campo, playa o montaña deberían ser lugares de peregrinaje para todos los enfermos. Desgraciadamente el modus vivendi actual no siempre permite tales lujos. Es siempre recomendable el ejercicio físico que estimule suavemente la respiración: caminar a paso vivo por lugares donde haya subidas y bajadas es el ejercicio más recomendado por Lezaeta y otros naturistas. A las personas incapacitadas se les sugieren sesiones de gimnasia respiratoria.

“En un lugar bien ventilado, con la boca cerrada, introducid pausadamente el aire por la nariz. Procurad respirar con amplitud, elevando el pecho, para lo cual conviene apoyar las manos en las caderas y, afirmando éstas, elevar los hombros. Estas respiraciones, como suspiros profundos, permiten desplegar ampliamente los pulmones intensificando en ellos la oxidación de la sangre y expulsando abundantes materias gaseosas perjudiciales a la vida del cuerpo. Estas respiraciones profundas deben repetirse con frecuencia en el día y especialmente se recomiendan en la mañana, al levantarse y antes de recogerse a dormir. Unos pocos minutos diarios de estos ejercicios respiratorios favorecen la purificación del fluido vital, incorporan al organismo gran cantidad de energías que la atmósfera posee y expulsan del cuerpo abundantes materias perjudiciales a la vida orgánica. Además, las respiraciones profundas activan la circulación de la sangre en el cuerpo…”

– Manuel Lezaeta Acharán –

Respecto a la nutrición cutánea, Lezaeta enfatiza que:

“Así como no existe enfermo con buena digestión, tampoco hay enfermo con buen funcionamiento de la piel. Piel pálida y fría supone mucosas intestinales irritadas, afiebradas y congestionadas, vale decir, enfermas”.

En relación a la dieta preconizaba una alimentación primordialmente vegetariana. Recomendaba básicamente frutas frescas, frutos secos, verduras, semillas germinadas, pan integral, cereales, queso fresco, cuajada, yogur… básicamente alimentos sanos y naturales con predominio de los crudos y exclusión de la carne.

Dedico un capítulo a las pautas alimenticias que deben seguir los afectados por cualquier tipo de cáncer por lo que no me extenderé más aquí sobre esta cuestión.

Especial importancia daba Lezaeta al tema de las incompatibilidades alimenticias, lo que he desarrollado con suficiente amplitud en otra de mis obras: Salud y Larga Vida por la Alimentación (actualmente distribuido en España por Ediciones i)

BAÑOS DE AIRE, LUZ Y SOL

“La forma más sencilla de tomar el baño de airees saltar de la cama desnudo y frente a la ventana abierta del dormitorio, sin temer a las corrientes de aire, hacer flexiones acompañadas de respiraciones profundas y frotarse la piel con las manos a lo largo de todo el cuerpo durante el baño, que será de cinco a quince minutos, a lo menos.”

“El efecto de este baño es fortificante y purificador y debiera practicarse diariamente, sobre todo en invierno, reemplazando con ventaja a las aplicaciones de agua fría por ser menos violento, conviniendo especialmente a personas debilitadas y nerviosas.”

“La luz es el alimentos más sutil del sistema nervioso, siendo por tanto, elemento indispensable para nuestra salud, ya que nuestras funciones orgánicas son accionadas por los nervios.”

“Con el mismo fervor con que debemos buscar a toda hora aire puro y fresco, debemos también exponernos continuamente a la luz y, especialmente, los enfermos deben mantener lleno de luz el dormitorio y en lo posible que este elemento entre directamente con el aire puro por amplia ventana abierta.”

“El baño de luz se toma desnudo al aire libre, bajo un árbol u otra sombra que permita la mayor cantidad de este agente, o en el mismo dormitorio con la ventana abierta y en condiciones análogas a las indicadas para el baño de aire.”

“Con el baño de sol podemos obtener dos objetos principales. Como vitalizador, aprovechando directamente los rayos luminosos y como depurativo, su valor que nos permitirá eliminar transpirando.”

“Como vitalizador y nutritivo el baño de sol se tomará a cualquiera hora del día, con la debida precaución, prefiriéndose siempre las horas de la mañana en que su acción magnética y vivificante es más potente y su duración será desde algunos minutos hasta una hora, siendo muy beneficioso dormir al sol con la cabeza siempre a la sombra y el cuerpo cubierto con hojas verdes, sábana o manta para evitar la irritación de la piel. Si se transpira se hará frotación de agua fría a lo menos al finalizar la aplicación.”

“Como purificador o depurativo el baño de sol se aplicará entre las once y trece horas del día, cuando la acción del sol es más enérgica con sus rayos ultravioletas. Con la cabeza a la sombra, se expondrá al sol el cuerpo desnudo y cubierto con sábana o frazada blanca de lana para transpirar veinte a sesenta minutos, combinando con ablución de agua fría a todo el cuerpo cada cinco minutos. En todo caso, el baño terminará con otra ablución de agua fría o un baño de tronco. En esta forma esta aplicación constituye un verdadero Lavado de la Sangre.”

“Las partes u órganos del cuerpo afectados por dolores, congestiones, inflamaciones, tumores o úlceras, conviene cubrirlos con barro (arcilla), hojas verdes o lienzo húmedo, porque actuando directamente el sol en estos procesos inflamatorios aumenta la congestión y la fiebre local, con perjuicio de la curación o normalidad”.

“Raquitismo, procesos ulcerosos, degeneración de tejidos y, en general, afecciones agudas o crónicas reaccionarán favorablemente con baños diarios de sol adecuadamente aplicados.”

“En estos casos, si el sol es fuerte, conviene cubrir con hojas verdes y mejor con barro (arcilla) la parte afectada lo que, sobre todo en tumores, favorece la curación por las reacciones químicas del sol con la clorofila de la hoja y los elementos que la tierra posee.”

CAMINAR DESCALZOS

Aunque parezca una trivialidad, en realidad no es nada despreciable esta práctica. Consiste en caminar descalzos sobre la tierra, arena o césped, sobre todo cuando está húmedo por el rocío. Tiene un poderoso efecto tonificante y, según Lezaeta, “purifica expulsando por los pies materias malsanas al mismo tiempo que se facilitan corrientes magnéticas y eléctricas de la atmósfera y la tierra a través de nuestro cuerpo.”

Aconsejaba pasear descalzos sobre el rocío del césped, por las mañanas, al salir el sol, caminando a paso vivo para estimular la circulación durante unos diez minutos.

FROTACIÓN O BAÑO DE TOALLA

Entre las numerosas aplicaciones de la hidroterapia destacaré ésta, especialmente fácil para practicarla todos los días, con numerosas ventajas y efectos positivos sobre el estado general.

Consiste en doblar varias veces una toalla y empaparla en agua bien fría. El sujeto, de pie sobre la bañera o la ducha se pasa la toalla por todo el cuerpo según este esquema:

1.- Desde el cuello a la punta del pie derecho.
2.- Desde el cuello, por el centro, hasta la entrepierna.
3.- Desde el cuello, por la parte izquierda, hasta el pie izquierdo.
4.- Costado derecho, empezando por el cuello y pasando por encima y por debajo del brazo derecho.
5.- Lo mismo que en el punto anterior pero en el costado izquierdo.
6, 7 y 8.- Igual que los puntos 1, 2 y 3 pero por la espalda.

Como en todas las aplicaciones de la hidroterapia con agua fría no se trata de pasar frío sino de despertar la natural reacción de agradable calor que ha de seguir a esta práctica. Para ello, se realiza un suave ejercicio posteriormente o se regresa a la cama.

Cada vez que se pasa la toalla se utiliza una porción nueva de ella, dándole la vuelta, desdoblándola y volviéndola a doblar según sea necesario.

Este sencillo método es realmente eficaz para despertar a la actividad las funciones orgánicas, fortalecerlas y normalizarlas. Verdaderamente es cuestión de probarlo.

BAÑO GENITAL

De este baño, ideado por Kuhne, dice Lezaeta que “compone la digestión, regularizándose lo cual asegura el restablecimiento integral de la salud de todo enfermo, cualquiera que sea el nombre o manifestación de su dolencia. El éxito de esta aplicación se explica porque ellas excita la mayor actividad de los intestinos y riñones, sin causar en ello fatiga alguna. Al mismo tiempo con este baño se refresca de modo inmediato el interior del cuerpo… Se desaloja la plétora sanguínea, en grado variable común a todo enfermo, es decir, su fiebre destructiva, revelada siempre en el iris de sus ojos aunque ella no sea acusada por el termómetro aplicado a su piel.”

Modo de efectuar el baño genital:

La mujer se sentará en el bidé sin que el agua fría toque el cuerpo. Con un paño grueso se lavarásuavemente, con agua abundante, la parte externa de sus genitales. No debe realizar este baño, la mujer, durante la menstruación. Según Lezaeta: “Si se presentan flujos vaginales, erupciones o llagas son favorables manifestaciones de defensa orgánica.”

El hombre se sentará en el bidé, sin que el agua toque el cuerpo para lavarse suavemente el borde extremo o prepucio con una esponja natural. El extremo del miembro viril debe estar sumergido en el agua y cubierto por la piel del prepucio.

Estos baños duran entre veinte y sesenta minutos. Se realizarán siempre en ayunas o una hora antes de las comidas pudiendo repetirse hasta tres veces al día.

Añade Lezaeta que el baño genital fortalece extraordinariamente el sistema nervioso y activa la fuerza vital al actuar sobre las terminaciones nerviosas de los labios mayores y del prepucio conectadas, según él, con todo el organismo.

Especifica que cuanto más fría esté el agua más eficaz es. Sin embargo la temperatura debe ser tal que las manos puedan sufrirla cómodamente.

LAVADO DE LA SANGRE

Uno de sus más famosos y gratificantes métodos depurativos es lo que él llamaba “Lavado de la sangre”. Consiste en tomar un baño de vapor teniendo en cuenta una serie de condiciones. Tal vez sea ésta la práctica fundamental de sus sistema.

Se trata de alternar calor y frío. Para ello, cada cinco minutos, se sale del vapor para darse un refrescón de agua fría en la ducha. Esta alternancia tiene notables efectos sobre el organismo, normalizándolo y purificándolo. Puede practicarse diariamente sin que ello represente inconveniente alguno. La duración total de esta práctica puede llegar a una hora.

El truco para hacerlo bien es el siguiente: cuando se sienta el cuerpo caliente, incluso aunque no se transpire, se refresca con agua bien fría. Acto seguido se vuelve al baño de vapor, sin secarse, repitiendo este proceso varias veces hasta alcanzar los cuarenta o sesenta minutos recomendados.

Este “Lavado de la sangre” puede realizarse en un “baño turco”, en una cabina de ducha con función de vapor u otros métodos caseros.

[NOTA: más adelante añadiré algunas ilustraciones]

APLICACIONES DE BARRO

Otro de los elementos fundamentales del sistema Lezaeta es el uso del barro como agente curativo.

“En todo enfermo el barro debe aplicarse localmente sobre el órgano o zona del cuerpo afectado y además sobre todo el vientre para actuar en el centro de la actividad orgánica que es el aparato digestivo”.

La arcilla es muy versátil y ofrece interesantes propiedades terapéuticas. No cabe duda que debería tenerse en cuenta en un tratamiento integral del cáncer.

OTRAS PRÁCTICAS EN EL SISTEMA LEZAETA

Como parte muy importante en sus tratamientos figuraban además el ayuno y los enemas o lavativas.

A MODO DE MUESTRA: TRES BOTONES

Veamos las descripciones que hace el propio Lezaeta de algunos casos de cáncer tratados con su sistema:

– Sra. Amelia de Fernández, cuarenta y ocho años, Santiago de Chile, calle Echeverría nº 1068.

“La visité a principios de 1939 cuando había sido desahuciada de cáncer al seno izquierdo, órgano que se presentaba endurecido y quemado por el radium. El estado general de la enferma era calamitoso. Estaba casi inconsciente, su piel cadavérica y el pulso acelerado que denunciaba gran fiebre gastrointestinal. Por supuesto, la digestión estaba arruinada, existiendo estreñimiento crónico.”

“Ante todo ordené suprimir toda clase de drogas e inyecciones como también prohibí la dieta de caldos, jugos de carne, leche y huevos. Como única alimentación la enferma podía ingerir frutas crudas o ensaladas surtidas: nada cocido.”

“Había que producir fiebre curativa en la piel y combatir la fiebre destructiva del interior del vientre a fin de conseguir por este medio normalizar los procesos de nutrición y eliminación tanto tiempo alterados en la paciente.”

“Con este objeto, en cama, cada hora se ortigaba todo su cuerpo desde el cuello a la planta de los pies, siete u ocho veces al día, haciendo a continuación frotación general de agua fría y abrigando sin secar. Cuando la enferma pudo bajarse del lecho las ortigaduras y frotaciones frías se dejaron para la hora de despertar y antes de dormir. En el resto del día tomaba baños genitales de treinta minutos, cada dos o tres horas, con los que, junto con derivar la gran fiebre de las entrañas se activaba la reacción nerviosa de todo el organismo.”

“Sobre el pecho enfermo a toda hora se mantenía cataplasma de barro que se renovaba si se calentaba demasiado. Durante la noche dormía con fajado de barro alrededor de todo el tronco, cubriendo también de preferencia el pecho enfermo.”

“A los pocos días ya pudo la señora aplicase mi Lavado de la sangre en silla, de media hora los primeros días hasta llegar a una hora.”

“A las cuatro semanas de seguir este régimen el pecho enfermo volvió a su estado normal, la digestión se normalizó con evacuaciones abundantes cada ocho horas y exentas de olor pútrido. También la orina aumentó y revelaba gran actividad eliminadora de los riñones por lo espesa y sedimentosa. Los baños genitales provocaron abundante catarro vaginal que permitió purificar al organismo entero. Por fin, la piel, antes seca y cadavérica, recobró calor y color normal con la acción del vapor combinado con el agua fría en el Lavado de la sangre.”

“Así pues, la enferma desahuciada, al mes del tratamiento referido llegó a mi casa a darme las gracias…”

– D. Carlos S., treinta y cinco años, empleado Teatro Municipal de Santiago, se presentó a mi consulta en febrero de 1955.

“Presentaba un abultado tumor al lado izquierdo del cuello con ramificaciones a la garganta que le impedían el paso de los alimentos y aún dificultaba la respiración. En el Servicio Médico se le había extraído por la boca una muestra del tejido afectado y, después de prolijos exámenes, se llegó a la conclusión de que se trataba de cáncer en último grado y se le dieron ocho días de vida al enfermo. Por mi parte, después de un examen del iris de sus ojos, opiné que no había peligro de muerte practicando éste mi régimen de salud con Lavado de la sangre cada día en la mañana, dos o tres baños genitales de veinte a treinta minutos, en el resto del día, y barro al vientre y cuello durante la noche. A los tres días de seguir este sistema ya podía tragar líquidos el enfermo. A los ocho días podía ingerir fruta cruda y siguiendo con esta dieta y las aplicaciones expuestas, al año, el canceroso desahuciado no presentaba vestigio de su antigua dolencia. Una vez más se demuestra que mi Doctrina Térmica, sin “curar” el cáncer restablece la salud del canceroso.”

– El 8 de marzo de 1958 en la sección de cajones de los Baños de Santiago, tomando un Lavado de la sangre, ante una docena de bañistas, el señor Oscar Paime Ortega, Chacra Victoria, La Florida, Santiago, relató su caso:

“Expuso que durante veinte años estuvo enfermo, recorriendo policlínicas y hospitales de la capital. Fue sometido a toda clase de exámenes y tratamientos por veinticinco notabilidades médicas. Fueron tantos los medicamentos e inyecciones que recibió su cuerpo que éste fue paralizándose progresivamente hasta perder todo movimiento y quedar mudo, ciego y sordo. Dolores insoportables a la espina dorsal a la altura de las caderas, según numerosas radiografías fueron calificados como consecuencia de un tumor canceroso en la región. En estas desesperadas condiciones solicitó mis consejos de salud y, siguiendo éstos con absoluta exactitud y constancia, a los noventa días, con atroces dolores y desgarramiento de ano expulsó un tumor putrefacto del tamaño de una manzana, con tal grado de fetidez que pasó a toda la casa. Ahora, dos años después, de 54 kilos que llegó a pesar, está en 90 kilos y disfruta de completa salud, habiendo restablecido la normalidad de sus movimientos, su vista y el oído derecho, quedando el izquierdo aún incompleto.”

“Del tratamiento general destinado a normalizar la digestión y activar sus eliminaciones dice que lo que mejor efecto le produjo fue el Lavado de la sangre cada día, al vapor; tres baños genitales de treinta a sesenta minutos cada vez en el día, diario fajado de barro alrededor del vientre y riñones para dormir, frotación de agua fría al despertar cada día ortigando antes todo el cuerpo y, por fin, aire puro a toda hora y dieta exclusivamente de frutas crudas. También atribuye espléndidos resultados a la linaza con ciruelas en ayunas, cada mañana.”

Y AHORA UN CASO ACTUAL DE AUTOTRATAMIENTO

– Pablo G.E., de cincuenta y siete años, fumador. Reside en Pamplona, España. Le fue diagnosticado un carcinoma epidermoide invasor, poco diferenciado, afectando a los bronquios e infiltrando en el tejido pulmonar. Además de esto, cuyo pronóstico es bastante malo, se le halló un carcinoma de vesícula biliar con infiltración hepática, lo que le producía episodios de ictericia.

Algo aficionado al naturismo a pesar de ser fumador llega a sus manos el libro “Medicina Natural al alcance de todos” de D. Manuel Lezaeta. Rechaza cualquier otro tratamiento poara poner en práctica los consejos que de allí extrae.

Vi a este buen señor, a instancias de su señora que estaba bastante preocupada, cuando ya llevaba unos días aplicando sus tratamientos. Ante la férrea determinación de D.Pablo no pude hacer otra cosa que animarle a aplicar el método con entusiasmo.

Esto es lo que hacía, todos los días:

– Frotación de agua fría al levantarse por la mañana.
– Lavado de la sangre, durante cuarenta a sesenta minutos (en el baño turco de un gimnasio)
– Baño genital dos veces al día (de unos veinte a treinta minutos de duración)
– Lavado intestinal cada tres días con cocimiento de equisetum.
– Dieta exclusivamente de frutas y verduras crudas o en jugos, nueces y otros frutos secos y semillas de lino. También alguna infusión y miel.
– Caminata de varios kilómetros al día, por el monte, lo que llevaba a cabo independientemente del tiempo que hiciera.

Resultados: Cuando lo volví a ver, pasados unos cinco meses, tenía un aspecto excelente. Aseguraba que el cáncer había remitido casi en su totalidad y se encontraba mejor que nunca. Nuevamente me visitó al cabo de año y medio y, en honor a la verdad, no había signo ni síntoma alguno que demostrase haber padecido enfermedad y grado de la misma de pronóstico tan pesimista. Este es uno de los tres casos de cáncer que se han autotratado siguiendo el método de Lezaeta y he podido supervisar su evolución. En los tres casos se puede valorar el resultado como altamente satisfactorio.

Anuncios

Un pensamiento en “Curar el cáncer con tratamiento Natural – Dr. Manuel Lezaeta Acharan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s